Inicio » Columnistas » Sin Límites » Marín: Es mi voz, pero no es mi voz. RMV: No es deuda, pero se debe.

Marín: Es mi voz, pero no es mi voz. RMV: No es deuda, pero se debe.

Por Raúl Torres Salmerón

 

Hay situaciones parecidas entre el ex gobernador Mario Marín Torres y el actual, Rafael Moreno Valle Rosas.

El 16 de febrero de 2006 el entonces gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, en una entrevista con Carlos Loret de Mola, habló sobre su postura en la llamada telefónica que tuvo con el empresario Kamel Nacif, cuando nació el famoso sobrenombre del “góber precioso”.

Palabras más, palabras menos, en el imaginario colectivo y periodístico quedó plasmada la famosa frase marinista con sus variantes: “Esa voz de la grabación no es mía, es decir, sí soy yo, pero no es mi voz” y la otra: “Sí es mi voz pero no soy yo”.

Esta historia viene a cuento porque el actual gobernador Rafael Moreno Valle, repite la misma idea de Marín en relación a la deuda pública y el esquema Asociación Pública Privada (APP).

“No es deuda, pero se va pagando”, ha dicho últimamente Moreno Valle.

El pasado 29 de marzo el portal noticioso e-consulta, reprodujo las partes medulares de una entrevista de Javier López Díaz, en su noticiero Buenos Días al gobernador Moreno Valle.

“Los pagos multianuales de obras públicas que se ejecutaron a través del esquema de Asociación Pública Privada (APP), están respaldados con ingresos estatales y no con participaciones federales.

“Durante la administración estatal actual se contrataron sólo tres obras mediante ese esquema, el cual permite la participación de capital privado”, dijo el mandatario, quien puntualizó que estas obras son: la plataforma que sostiene la estructura de la armadora de autos Audi, el Museo Internacional Barroco (MIB) y el Centro Integral de Servicios (CIS).

“El mandatario defendió que los proyectos referidos no representan deuda pública, pues no es dinero que ya se haya gastado, sino recursos comprometidos para garantizar el buen funcionamiento de los mismos a largo plazo”.

“Moreno Valle indicó que los pagos multianuales de la plataforma de Audi, del CIS y del MIB, están respaldados con impuestos estatales, particularmente, con el Impuesto Sobre la Nómina (ISN), y no con participaciones federales como ocurre en otras entidades, tales como el estado de México o Yucatán –ambas gobernadas por priístas–, dijo”.

El ISN administrado a través de un fideicomiso privado está a cargo de la empresa Evercore-Protego.

Las grandes cuentas

El costo del edificio CIS en la zona Angelópolis, que construyeron las firmas Apycsa y Grupo Técnico Constructor, es de 4 mil 500 millones de pesos a pagarse durante 25 años. El MIB representa un gasto total por 7 mil 252 millones a liquidarse en 23 años, y la plataforma de Audi asciende a 10 mil 800 millones a cubrirse en 15 años.

Sobre la deuda pública, indicó que la del estado asciende a 8 mil 608 millones de pesos, cantidad que representa un mil 630 millones menos que la que le heredó la administración de Mario Marín Torres, la cual fue de 9 mil 105 millones.

En otras palabras: no es deuda, pero se tiene que pagar.

Los tecnicismos legales

A riesgo de recibir las cartas aclaratorias de la Secretaría de Finanzas, Rafael Moreno Valle ha caído en aquello que tanto criticó a Mario Marín cuando dijo aquello de “es mi voz, pero no es voz” y ahora en lenguaje coloquial Moreno Valle dice “no es deuda pero se debe, hay que pagar”.

Se reproduce de una buena vez la monserga de la aclaración. De manera constante, Finanzas ha dicho: “La información que presenta es incorrecta. El estado goza de finanzas sanas y esto lo avalan dos agencias internacionales”.

Más allá de las aclaraciones oficiales, basadas en los actuales tecnicismos legales y que de acuerdo a las actuales leyes locales no es lo mismo deuda pública que tener Asociaciones Públicas Privadas, basta recurrir al diccionario de la Real Academia Española pues es muy claro, además del sentido común de muchos poblanos que no se tragan ese cuento.

Deuda, dice, viene del latín debita, que quiere decir ‘débito’. La define como la obligación que alguien tiene de pagar, satisfacer o reintegrar a otra persona algo, por lo común dinero.

Deber, es adeudar (tener una deuda material). Pedro debe cien euros a Juan. También deuda es la obligación de pagar.

En pocas y llanas palabras, es lo mismo. No es deuda, pero hay que pagar (?).

En fin, como dice la copla de Ricardo Yáñez:

Voluntad no tengo, y que
la voluntad poco ayuda,
cuando de ella se desnuda
el habla; ya nada se.

Este es mi conjuro que
cierra lo que voy diciendo.
Parece que al fin entiendo
lo difícil de entender:
no soy mago, soy el ser
que sabe cómo está siendo.

Y ora siendo lo que soy
soy nada mas este enredo
y siendo enredo me quedo
siendo solo lo que doy.
Doy lo que doy, qué más puedo.
No puedo más. Aquí estoy.

 

raultorress@hotmail.com

 

 

 

 

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Moreno Valle apuntilló la fiesta brava en Puebla

*Se desconoce que ha pasado con El Relicario, la Acrópolis no convence El final o ...

Un general mexicano que se adelantó a su tiempo

*Las propuestas y la historia del militar sonorense Arnulfo R. Gómez Es parte de la ...