Pípila

Por Jesús Manuel Hernández

Encuestadores de diversas empresas, algunas contratadas por el gobierno de Puebla, otras independientes, coinciden en un punto: en las tres últimas semanas, la aceptación de Antonio Gali ha ido bajando. No se atreven a decir cuántos puntos.

Otra coincidencia más es que la dupla RMV-Gali sufre el desgaste, no por errores del candidato que abandera el PAN, sino por el desgaste y el cobro de facturas que la sociedad poblana empieza a pasarle a la administración de Moreno Valle.

La sociedad civil está apesadumbrada, molesta, enojada, por las actitudes del gobierno respecto al número de trámites, lo complicado de cumplirlos, y la lejanía donde deben efectuarse.

Los conductores están molestos por el cierre de calles, las horas perdidas en el traslado, a consecuencia de la ausencia de planeación de las obras públicas, no siempre necesarias.

Los servicios públicos pasan por un bache y las calles de la ciudad pasan por miles de baches. Se salvan sólo las de concreto, pero el resto, la gran mayoría, no ha recibido mantenimiento; los desperfectos afloraron con las lluvias recientes.

La ciudad tiene una ciclovía inútil, nadie la usa, sólo sirvió para la fotografía del gobernador y el presidente municipal; jamás han vuelto a pedalear. Los ciclistas domingueros o nocturnos no usan la ciclo vía, cierran calles para circular, luego entonces, el congestionamiento vial, sobre todo en el centro, se incrementa, con las molestias a los usuarios.

Y qué decir de las carreteras poblanas, llenas de baches, sin mantenimiento. O de los lujosos hospitales inoperantes.

Qué decir de la inseguridad pública que gobierna Puebla, qué decir de los asaltos a cuentahabientes al salir de las sucursales; qué decir de la cantidad de feminicidios, secuestros y todos los actos que se sufren en Puebla.

Pero todo se trata de solucionar regalando tinacos azules. Hace seis años el marinismo también regaló tinacos, inundó las azoteas de las casas urbanas y de las viviendas rurales, y el candidato del PRI, perdió, perdió por el desgaste de la administración de Mario Marín y la aplanadora de la sociedad contra la continuidad del grupo en el poder.

Hoy la historia se repite. Gali carga como “El Pípila” con la piedra de Moreno Valle. Las prácticas para ganar votos son similares, idénticas, sólo cambian los colores de los tinacos, la misma gata, pero revolcada.

O por lo menos, así me lo parece.

losperiodistas.com.mx@gmail.com

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7.

Sobre admin

x

Check Also

La paja y la viga

Desde el pasado fin de semana algunos políticos locales han empezado a mostrar su inconformidad ...

¿Quién solapó acciones en Triángulo Rojo?

Entre más se intenta ocultar la complicidad de autoridades poblanas con el tráfico del combustible ...