Inicio » Columnistas » Indicador Político » Jorge Castañeda en busca de otro Grupo San Ángel

Jorge Castañeda en busca de otro Grupo San Ángel

Por Carlos Ramírez 

La muy citada frase de Marx completando a Hegel en su apreciación de los hechos políticos que se manifiestan primero como tragedia y luego como farsa se puede aplicar a la movilización del excanciller del gobierno panista Jorge G. Castañeda y su propuesta de un candidato independiente único para 2018 y él como el único para ser único.

La argumentación de Castañeda es válida: sólo un candidato como independiente tendría posibilidades de ganar. El escenario se basa en dos datos reveladores: en las encuestas el 60 por ciento señala no tener militancia ni simpatía partidistas y el 30 por ciento de los votantes se declaró indeciso. Ahí se localiza la base electoral independiente.

Pero donde falla Castañeda es en la explicación. En 1994, a raíz del alzamiento zapatista y del asesinato del candidato presidencial priísta Luis Donaldo Colosio, una élite político-intelectual-académica convocó a un grupo cerrado a construir una salida bajo el criterio de que en las elecciones de agosto de ese año habría un “choque de trenes” que reduciría gobernabilidad y legitimidad al ganador.

El problema fue el grupo: intelectuales que representaban a políticos, la mano de Salinas de Gortari, la exclusión de otras personalidades y el asambleísmo. La imposibilidad de llegar a un acuerdo permitió cuando menos algunas iniciativas de compromiso democrático que le arrancaron a los candidatos. El resultado electoral fue cómodo: 49 por ciento para el PRI, 26 por ciento para el PAN y 17 por ciento para el PRD.

La semilla quedó sembrada. En las elecciones del 2000 Vicente Fox se presentó como candidato del PAN pero abierto a alianzas con la izquierda, con independientes y con ciudadanos. Pero luego de ganar, Fox se instaló en la comodidad del poder, le falló a la ciudadanía y se escudó con el pretexto de que era minoría en el Congreso. Castañeda, junto a Adolfo Aguilar Zinser y otros intelectuales, fue el arquitecto de la gran alianza plural… y también del fracaso porque estuvo en el gobierno y salió no por desacuerdos sino porque Fox no le dio oportunidad para ser candidato presidencial en el 2006.

La iniciativa de Castañeda —ahora asociado a Héctor Aguilar Camín, director del Grupo Nexos y uno de los principales salinistas— tiene el tufo de otro Grupo San Ángel: una élite intelectual-política-académica-empresarial que impulse a una persona –el propio Castañeda– como independiente a la presidencia. El motivo: el hartazgo ciudadano hacia los partidos, sólo que con una estructura independiente que se mueve ya en el modelo de Robert Michels: la ley de hierro de la oligarquía. El grupo promotor ya se convirtió en una oligarquía que excluye, no que sume.

En este contexto, la ciudadanía queda fuera de los partidos y ahora de los grupos cerrados. Castañeda es un intelectual productivo, exitoso, colocado en muchos medios, pero con una inteligencia no dialogante, y con algunos lunares en su pasado que siguen sin explicarse: su ruptura con Fox, su versión de una posible renuncia de Zedillo pero luego de un encuentro con Carlos Salinas en Irlanda y sus alianzas con Televisa y Nexos.

Y quede como dato revelador: en la encuesta de El Universal de la semana pasada, Castañeda quedó en empate técnico como independiente junto al periodista radiofónico Pedro Ferriz de Con. Y Castañeda apareció con más simpatías de militantes del PRI y del PAN, y en cuarto sitio de los independientes, lo cual estaría revelando el hecho de que lo ven más como cuadro partidista que como figura independiente.

-0-

Política para dummies: La política es, también, el escalón para bajar subiendo.

Sólo para sus ojos:

•    Bueno, ya comenzó la crisis del PRI en Tlaxcala: el gobernador Mariano González Zarur puso a su consentido y las encuestas no le dan la victoria. En Quintana Roo el PRI nacional impidió que el gobernador Roberto Borge pusiera a su preferido y el seleccionado va abajo en las tendencias del voto.

•    Dicen en los pasillos del poder que el dirigente nacional del PRD Agustín Basave ya se cansó de lidiar con la guerrilla interna de tribus y que podría tomar una decisión radical antes del 5 de junio para no cargar con la derrota electoral. Y lo peor es que la peor tribu es la de Los Chuchos, justamente la que lo puso en la dirección.

•    Primicia muy adelantada: algunos cambios ligeros en el gabinete después de las elecciones de junio.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Bartlett y elecciones de 1988: el sistema se calló, no se cayó

Si Manuel Bartlett Díaz abrió la caja de Pandora de las elecciones de 1988 para ...

Ivonne Ortega enterrará el PRI que hundió Madrazo en 2006

A pesar de que en los pasillos del poder se tiene la certeza de que ...