Inicio » Columnistas » Código 3… Policía en camino » Campaña contra feminicidios, reacción buena pero tardía

Campaña contra feminicidios, reacción buena pero tardía

Por Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

Otra vez y de nueva cuenta, “Muerto el Niño… que tapen el pozo”, esto, tratándose del tema de los feminicidios que están sucediendo en Puebla, aunque el que esto escribe no está de acuerdo con el concepto que se utiliza, (y de esto tal parece que la Real Academia Española de la Lengua tampoco) a fin de cuentas, por mero populismo o no, simple y sencillamente ya se encuentra plasmado en diferentes legislaciones de nuestra nación.

El asunto, es que de nueva cuenta se demuestra la inactividad, ignorancia e ineficiencia de la mayoría de nuestras autoridades de seguridad (casi en su totalidad importadas por cierto) por el gran desconocimiento que tienen de nuestra entidad y de nuestras unidades policiales, así como la idiosincrasia de la población que aquí vivimos.

Personas que traen, desde el principio de la administración de Eduardo Rivera, soluciones que ni ellos entendían al principio y, lo peor, es que al final tampoco pudieron hacerlo, después de eso nos traen de nuevo personas con currículos rimbombantes pero no acorde con la realidad, tal vez en papeles sí, pero de experiencia real… Cero.

Se topan con problemas que afectan a nuestra comunidad en el órden federal, estatal y municipal, y lo peor no solo es que no sepan qué carajos hacer, sino que además, en varios casos se han visto involucrados en los temas delincuenciales o de abuso de autoridad hasta con sus propios elementos, con tal de escaparse de las responsabilidad derivada por su nula experiencia e ignorancia, si no que le pregunten a la Policía Municipal de Puebla Capital.

Tal es el caso de los asuntos que se tratan de resolver en cuanto a los homicidios en contra de nuestras mujeres en el estado, que bien con una adecuada estrategia de prevención que hace más o menos 5 o seis años, se han dejado de aplicar en un buen número de municipios, (por supuesto en Puebla Capital) han provocado que este problema escasamente o mal atacado tome aristas impensables en otros momentos en nuestra entidad.

La cuesrtión es que ahora ya no saben ni qué hacer y solo se inicia con acciones infantiles, como campañas por el internet para que nuestras mujeres poblanas avisen cuando están en peligro, riesgo o a punto de ser atacadas.

Ya las veo, otro poquito y les dan unas banderitas señalizantes, si no tiene broncas, alza la verde, si están a punto de violarla alza la amarilla, si te quieren quitar la vida además de lo anterior, alza la roja, ahora que si no ves escapatoria, pues suena este méndigo silbato… ¡caramba¡ ya ni la burla perdonan

Qué pena de respuesta, eso por supuesto de ninguna forma resolverá la situación, yo no quiero que alguna de mis hijas que este a punto de morir o de ser ultrajada me avise por mensajito, no señores lo que yo deseo es que ni mis hijas ni ninguna mujer de nuestra entidad, y si me apuran un poco, ni de nuestro país, tenga la probabilidad de ser lastimada de ninguna manera.    

Esto sólo demuestra la descomposición e ineficiencia que algunos sectores han ocasionado por su mal desempeño, esto solo es el síntoma, la enfermedad es que ni los mandos de Seguridad Publica, los de Educación ni los de Desarrollo Social han hecho su chamba, y digo los “mandos”, porque los operativos usualmente hacen lo que les ordenan y pareciera que a los que ordenan les conviene el escenario que hoy tenemos para solucionar rines, no importando a quienes tengan que sacrificar.

La cosa no se resuelve con gadgets, sino con acciones de prevención reales llevadas a cabo por expertos en la materia y no por personajes, que disfrazados de policías nos vienen a vender espejitos de otros lares, la cosa se resuelve con una verdadera proximidad de nuestras autoridades policiales y gubernamentales con nuestra ciudadanía, la cosa se resuelve con voluntad política de gobernantes que cumplan su palabra de trabajo y no solo que anden de brinco en brinco por diferentes puestos que garanticen su calidad de vida personal o su tan ansiado y hambreado éxito.

Que gran contradicción teniendo en nuestra Puebla querida el mayor número de instituciones de educación superior, sólo superada por la Ciudad de México, resulta que de todas formas tenemos que importar falsos profesionales de la seguridad, cuando en nuestra entidad se preparan semestralmente cientos de expertos en estos temas.

Tenemos que traer gente que no conoce del tema, que no sabe de la prevención y que en la mayor parte de los casos ni policías reales han sido.

Y por supuesto, que el amable lector no me obligara a hablar de nombres, ni diré que si Amadeo era inexperto y aprendiz, ni que Santizo no sabe de la Policía ni de Puebla, que nos cuente de su experiencia operativa real, no de papel, y  menos hablaré de encargados de alguna dirección de la policía Ministerial, que por nepotismo están metidos de colados en la corporación, haciendo caravana con logros no de su experiencia sino de los policías “Made in Puebla”.

“No señores” eso no lo diré, por que luego se molestan y me vetan… y ya saben, otro tiempo sin poderme acercar a mis compañeros, por ese temor no lo digo, por eso no lo hago…

¿O no? Juzgue usted.

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Bien por Derbez… ¡pero no Eugenio, por Luis Ernesto!

Muy interesantes y acertados los conceptos y palabras del rector de la Luis Ernesto Derbez, ...

Año nuevo, nuevas expectativas

Pues aquí estamos de nueva cuenta, tendido la dicha, el honor, la alegría y la ...