Inicio » En Otros Medios » Desatan morenovallistas revancha política contra el PRD

Desatan morenovallistas revancha política contra el PRD

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

Este viernes personal de la Contraloría del municipio de Santa Clara Ocoyucan entrará al penal de San Miguel a notificarle a Jairo Javier Montes Bautista, el principal preso político del sexenio, el inicio de un nuevo proceso administrativo que derivará en una acusación por el delito de peculado, lo cual dificultará que el edil auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan recupere pronto su libertad. Dicha acción forma parte de una revancha del grupo morenovallista contra las corrientes del PRD que se negaron a la alianza electoral con el PAN.

Ese desquite del morenovallismo contra el PRD no es un asunto menor, ya que se tiene la intención de provocar el mayor daño posible al partido del sol azteca por haberse atrevido a rebelarse contra el gobernador.

Los procesos jurídicos que los perredistas morenovallistas Jorge Benito Cruz Bermúdez y Carlos Martínez Amador emprendieron contra el Comité Ejecutivo Nacional del PRD por la negativa de éste a aprobar una alianza electoral con el PAN en Puebla no tienen la intención de reclamar derechos o de obligar a dicha fuerza política a unirse al albiazul mediante un fallo judicial, sino provocar una crisis en dicha agrupación de izquierda.

Lo que se busca es que el PRD al final se quede sin candidato a la gubernatura de Puebla y el partido sea borrado de la contienda.

El mandato que se ordenó desde Casa Puebla es, por medio de juicios electorales, impedir que el PRD pueda realizar su proceso interno de selección del candidato a la gubernatura y de ese modo el partido se quede sin competir, sin utilizar sus prerrogativas de campaña y sin presencia en el electorado.

Dicho de otra manera, el mensaje de Moreno Valle hacia el PRD se traduce en la siguiente frase: si no estás conmigo, no puedes estar con nadie más y mucho menos estar solo en la próxima competencia electoral.

Esa misma amenaza se utilizó del morenovallismo contra los partidos Nueva Alianza y del Trabajo, que ayer concretaron su entrada al bloque electoral Sigamos Adelante, en donde buscarán contribuir al triunfo del PAN en las próximas votaciones.

El desquite con los presos políticos

Los casos de Jairo Javier Montes Bautista, junto con el del líder de la 28 de Octubre, Rubén Sarabia Sánchez alias Simitrio, fueron un factor de ruptura en las negociaciones entre el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas y la cúpula nacional del PRD, ya que el mandatario poblano se negó a liberar a los dos presos políticos más emblemáticos de sus administración, mientras los perredistas demandaban frenar la represión política como condición para aprobar una alianza.

A principios de noviembre pasado el presidente nacional del PRD, Agustín Basave, le manifestó al gobernador que había mucho malestar entre los líderes nacionales de las tribus del partido por el carácter autoritario del Poder Ejecutivo poblano, y que para lograr la aceptación de una nueva alianza electoral tenía que haber pruebas de un cambio en la política represiva del estado.

Basave, en concreto, le pidió a Moreno Valle liberar a todos los presos políticos y frenar docenas de procesos judiciales que se tienen contra críticos del Poder Ejecutivo.

En respuesta a esa exigencia, el gobierno del estado, con muchas resistencias, aceptó a finales de noviembre retirar los obstáculos que había colocado para impedir la liberación de Adán Xicale Huitle y Paul Xicale Coyópol, quienes tenían más de un año de estar presos por encabezar la defensa de la zona arqueológica de Cholula.

La liberación de los Xicale no causó satisfacción entre las corrientes del PRD, ya que era solo un pequeño gesto conciliatorio de Moreno Valle y no era parte de un cambio profundo en su política represiva.

Dicho malestar se patentizó en una sesión del Secretariado Nacional del PRD, que se realizó el pasado 22 de diciembre, en donde el 70 por ciento de los participantes votaron en contra de una alianza con el PAN de Puebla. Ahí, en ese encuentro, salió a flote la negativa de Moreno Valle de liberar a todos los presos políticos.

Para intentar frenar el descontento perredista, desde Casa Puebla se ordenó que el 25 de diciembre, en plena navidad, fuera puesto en libertad Raúl Pérez Velázquez, el edil de San Miguel Canoa, quien junto con Jairo Javier Montes Bautista, habían estructurado un movimiento de protesta por la decisión del Poder Ejecutivo de retirarle a las juntas auxiliares el manejo del registro civil y las fuerzas de seguridad pública, siendo ese el motivo por el cual se desató la persecución y encarcelamiento de ambos.

La liberación de Raúl Pérez Velázquez, que principalmente fue aplaudida por el PRI, no cambió en nada la animadversión de las tribus perredistas hacia Moreno Valle.

A principios de enero se le comunicó al gobernador que un verdadero gesto conciliatorio era la liberación de Simitrio y de Jairo Javier Montes Bautista.

Se sabe que Moreno Valle no aceptó, lo cual fue el inicio de una larga lista de desencuentros entre el gobernador y los líderes del PRD, lo que acabó por hacer naufragar el proyecto de alianza electoral para Puebla.

La posibilidad de frenar la represión contra el edil de Chalchihuapan y el líder de la 28 de Octubre, por ahora, parece imposible.

Sobre todo porque el grupo morenovallista buscará utilizar a estos dos presos políticos para ajustar cuentas con el PRD.

 

Para mayor información:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/02/24/desatan-morenovallistas-revancha-politica-contra-el-prd/

Sobre admin

x

Check Also

Abandonadas 10 mil viviendas en Puebla

Pilar Pérez/El Sol de Puebla En los últimos cinco años el Instituto del Fondo Nacional ...

Otorgan amparo a empresario poblano que levantó y descuartizó a 6 jóvenes de Lomas de San Miguel; podría salir libre

Edmundo Velázquez / Periódico Central El Segundo Tribunal Colegiado otorgó un amparo al empresario gallero ...