Inicio » Columnistas » Maestros » Crearon al engendro

Crearon al engendro

Por Gustavo Santín 

Considerado por Aurelio Nuño Mayer, encargado del despacho educativo de la administración de Enrique Peña Nieto, como “sindicato ejemplar”, patriota, responsable, moderno y comprometido con el país, (http://goo.gl/dUPkzb), denostado después por ante quien, sumisos se manifestaran como un “sólido aliado”, culpados por colonizar (término usado por Carlos Ornelas en su libro: Política, poder y pupitres. Critica al nuevo federalismo educativo, México, Siglo Veintiuno Editores) a un sistema educativo “opaco, corporativo y clientelar” que “ahora se transforma … a uno transparente”, privilegiando “criterios políticos e influyentísimo, sobre el mérito de los maestros”; los días del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) parecerían estar contados si no cambian su actitud agachona y defienden realmente los intereses de sus agremiados, entre ellos los de la permanencia en el servicio hayan presentado o no, la evaluación al desempeño docente.

Cierto que el SNTE y sus dirigentes acumularon un gran poder al amparo de los gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al que le prestaban sus servicios y que se confabularon con los mandatos de Vicente Fox y Felipe Calderón, que por disposición, no escrito de Carlos Salinas de Gortari, fueran reconocidos como los titulares de las relaciones laborales colectivas, sin importar la decisión de los trabajadores y las trabajadoras de la educación, personal docente que desde que ingresara al servicio y sin afiliación de por medio pertenecía al sindicato y al partido oficial, por el simple hecho de tener plaza, que ajenos a la mística de la organizaciones que les dieran origen a partir de 1909, determinasen en contubernio con autoridades y administraciones del sistema educativo, el ingreso, la permanencia y la promoción de quienes les eran afines o les compraban plazas con un costo que oscilaba entre los ciento ochenta y doscientos mil pesos para una plaza de tiempo completo, que determinasen al amparo de una comisión mixta SEP-SNTE, la incorporación y la promoción de quienes, sin derecho alguno (varios de los inscritos ostentaban categorías de trabajadores de apoyo y asistencia a la educación), ingresasen al programa de Carrera Magisterial a cambio de la entrega del primer cheque, que de la mano con autoridades educativas federales y locales decidieran la promoción a las categorías de director de escuela y el ascenso a puestos de inspección y supervisión escolar lo mismo que a las jefaturas de sector, funcionarios bien fieles a la organización cuya función principal radicaba en el control político de los y las maestras de banquillo, que en contubernio o en alianza política con titulares del ejecutivo federal y/o con responsables de las administraciones gubernamentales locales se nombrase como secretarios de educación pública, subsecretarios del ramo, directores generales y de área, jefes de departamento, responsables del trámite de las ordenes de adscripción, a quienes defendían las posturas y los intereses de la organización.

Aún ahora, cuando Aurelio Nuño denuncia la colonización del SNTE y pretende sustituirlo como en gestor para otorgar préstamos preferenciales al personal docente que obtuviese altas calificaciones en las evaluaciones al desempeño del personal docente, el SNTE continua monopolizando la entrega de las hojas con las que los trabajadores y las trabajadoras de la educación habrán de tramitar ante el Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado, préstamos hipotecarios, a corto y mediano plazo, lo mismo que las licencias con y sin goce de salario, y por artículo 43, permisos por superación académica (Becas Comisión).

Responsabilidad de las administraciones encargadas del diseño de las políticas públicas, incluidas las del sector educativo, delegada en sus aliados responsables de la operación electoral que les encargaran los gobiernos revolucionarios en turno, el uso de “criterios políticos y del influyentismo”, auspiciado por las autoridades educativas, era moneda de cambio en tratándose de la contratación del personal docente de nuevo ingreso y en la promoción de maestras y maestros para asumir responsabilidades como personal directivo, meritorios en las lides políticas.

Usados por el PRI, lo mismo como acarreados a diversas concentraciones, que como actores políticos de relevancia, los y las docentes tenían la obligación de asistir a desfiles y a otros eventos cívicos y/o políticos como responsables de la conducción de niños, niñas, padres y madres de familia.

Agazapados, inspectores federales y/o directores educación federal en diversas entidades desempeñaban lo mismo encargos gubernamentales que de dirección gremial, como sucediera con Ramón G. Bonfil, director de la educación federal en Jalisco y primer secretario general de la Confederación Mexicana de Maestros).

Usado por Manuel Ávila Camacho para limitar a las organizaciones magisteriales independientes, algunas identificadas con Vicente Lombardo Toledano y otras de clara filiación comunista vigentes, en el sexenio de Lázaro Cárdenas, la creación oficial y oficiosa del SNTE permite el logro de la unidad magisterial y el “respaldó de las políticas educativas del sexenio, en especial la reforma al artículo 3º (1945), que excluía la educación socialista.

Así fue como el SNTE llegó a ser un organismo importante para el control político del país y adquirió ascendiente ante el gobierno, que algunos de sus miembros consiguieron diputaciones y aún gubernaturas” (Pag. 431, Tendencias Educativas Oficiales en México 1934-1964, Meneses Morales y otras, editorial Centro de Estudios Educativos).

Crearon al engendro, le permitieron crecer, lo utilizaron para sus fines, se les subió a las barbas  y ahora se quejan por lo que los líderes sindicales hicieron de manera permisiva, complaciente y de la mano de las autoridades, salvo honrosas excepciones como la de Manuel Bartlett Díaz.

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

De reformas y pregones

El magnánimo presidente no cabía en sí de gusto. Tras 31 días de espera, sus ...

Puros cuentos

Parecería que el escenario se montara para que los asistentes a la presentación del nuevo ...