Inicio » En Otros Medios » El papel de la Curia poblana en la batalla por la mini (un milagro de Francisco)

El papel de la Curia poblana en la batalla por la mini (un milagro de Francisco)

Arturo Rueda/Tiempos de Nigromante/Diario Cambio

Ahora que el Papa Francisco pone orden entre sus obispos y arzobispos que andan metidos en la grilla política, así como sus relaciones anómalas con poderes fácticos, habría que empezar a fijarse en la agenda del monseñor Víctor Sánchez Espinoza. El prelado poblano, por supuesto, que jugará un papel trascendente en la elección de la minigubernatura, aunque la importancia creciente del obispo auxiliar Eugenio Lira Rugarcía, empoderado en la Curia, tras la organización de la visita de Bergoglio, así como de Felipe Pozos Lorenzini, serán equilibrios a las querencias priistas del Arzobispo.

En efecto: para nadie es un secreto que Víctor Sánchez Espinoza tiene un corazoncito priista. El arzobispo simpatiza más con el PRI que con el morenovallismo, y a partir de esa definición, se ha permitido jugar un papel político de cabildeo secreto con muchos de los grupos morenovallefóbicos. Este papel político de cabildeo no es censurable ni mucho menos, ya que su intervención en casi todos los casos ha sido benéfica para ambas partes, pero sin borrar el hecho de que el hombre fuerte de la Iglesia Católica en Puebla se ha acercado muchísimo a los malquerientes del gobernador.

 

Uno de estos acercamientos polémicos es con Elia Tamayo y el grupo superviviente de Chalchihuapan, que no es otro que Araceli Bautista y el abogado Alejandro del Castillo, quienes viajaron el sábado entre el contingente de 7 mil poblanos que recibió boletos para acudir a la misa multitudinaria en Ecatepec. La madre de José Luis Tehuatlie y sus asesores tenían la esperanza, de alguna forma, de acercarse al Papa Francisco y entregarle una misiva para denunciar el “autoritarismo” en Puebla. Por supuesto, no lo lograron, aunque elementos de la comitiva sí la recibieron con la promesa de entregarla al Papa.

 

¿Qué tanto tuvo que ver el arzobispo Víctor Sánchez con la intentona de Elia Tamayo y compañía? Está claro que él les suministró los boletos para la misa en Ecatepec, y aunque no pudo garantizar acceso al Papa —carece de la influencia que sí tiene Eugenio Lira—, los puso en la ruta para que ocurriera un encuentro “accidental” que no se dio.

 

 

Para leer más:http://www.diariocambio.com.mx/2016/opinion/tiempos-del-nigromante/item/3846-el-papel-de-la-curia-poblana-en-la-batalla-por-la-mini-un-milagro-de-francisco

Sobre admin

x

Check Also

Gasolina robada: su venta llegó a Puebla, la entregan a domicilio

Carlos Rocha/La Jornada de Oriente El incremento generalizado en el precio del combustible arrastró la ...

Deja 450 millones el remate de inmuebles públicos este sexenio

Patricia Méndez/E-consulta Ingresos por 453.8 millones de pesos obtuvo la administración del gobernador Rafael Moreno ...