Inicio » En Otros Medios » De las mazmorras del Fiscal a magistrado

De las mazmorras del Fiscal a magistrado

Enrique Núñez/Contracara/Intolerancia Diario

Sin duda, el más negro de los personajes del sexenio morenovallista es Víctor Carrancá.

El daño que ha hecho al estado y de paso al Señor de los Cerros es irreversible.

No conforme con eso, el inefable Carrancá Bourget ahora impulsa a su operador de cabecera para hacerlo nada más y nada menos que en magistrado.

Así como usted lo lee.

Esta es la historia:

En días recientes, el pleno del Tribunal Superior de Justicia aprobó la jubilación del magistrado Fernando Rosales, lo cual abre un nuevo y atractivo espacio en el Poder Judicial.

Tras este anuncio, de manera natural, muchos de los jueces de Puebla han mostrado interés en obtener la magistratura, sustentados en muchos años de carrera judicial.

Para su mala fortuna, Víctor Carrancá ya le vendió a Rafael Moreno Valle la idea de que necesitan a un magistrado incondicional sobre todo en materia penal, por lo que no dudó en proponer a José Carlos Proal Díaz de Urdanivia.

La respuesta de Moreno Valle ya se dio y la instrucción de nombrar a este personaje como nuevo magistrado es prácticamente irreversible.

El problema es que el Señor de los Cerros parece olvidar que Proal reprobó hasta en tres ocasiones el examen de control y confianza, lo cual obligó a Carrancá a separarlo oficialmente del cargo de subprocurador para darle una asesoría, la cual —aseguran abogados penalistas— le ha permitido moverse en las mazmorras de la Procuraduría, en búsqueda de clientes para su hermano.

Para mayor contexto, me permito retomar una columna sobre José Carlos Proal.

Contracara

15 de abril de 2015

Una investigación realizada por El Universal dejó en claro que para el procurador de Justicia, Víctor Carrancá, la ley solo se aplica contra quienes no forman parte de su séquito de colaboradores.

De acuerdo a la información de los reporteros Zorayda Gallegos y Silber Meza, titulada “Jefes policiacos reprueban, pero siguen operando”, existe una larga lista de funcionarios que se mantuvieron al frente de sus cargos operativos, pese a que reprobaron sus respectivos exámenes de confianza.

La nota hace mención a diversos casos presentados en todo el país, pero para Puebla retoma particular interés, cuando citan el caso del subprocurador José Carlos Proal, quien  reprobó hasta en tres ocasiones sus pruebas de control de confianza, lo cual no impidió que continuara en el cargo.

Sin duda, el caso reviste un escándalo mayor, si consideramos que en Puebla, el procurador Carrancá ordenó el despido masivo de policías ministeriales, precisamente bajo el argumento de no haber aprobado los exámenes de control de confianza.

Por increíble que parezca, el procurador encubrió a su principal operador, mientras dejó caer la guillotina contra policías ministeriales, los cuales fueron tratados como delincuentes, al no haber aprobado las pruebas de control de confianza.

Desde septiembre de 2013, el portal e-consulta anticipó que Proal Díaz de Urdanivia dejó de aparecer en el directorio de la PGJ por haber reprobado un examen de confianza, aunque en los hechos operaba como el segundo de abordo de Carrancá.

Al final la historia resultó mucho más delicada, toda vez que no fue uno, sino tres los exámenes reprobados.

Hay que decir que entre las funciones del subprocurador, está la coordinación de los agentes del Ministerio Público, de los cuales muchos de ellos fueron despedidos por no haber acreditado esos exámenes.

¿Y quién cree que los despidió?

Pues el mismísimo José Carlos Proal.

Es decir que el subprocurador, los corrió por no haber acreditado el mismo examen que él reprobó.

Así, como usted lo lee.

Tras la elocuente cita, resulta increíble que el gobernador haya avalado la propuesta de Carrancá y que José Carlos Proal vaya a ser magistrado, cuando reprobó tres veces sus exámenes de confianza.

No me cabe en la mente la idea de que un hombre de dudosa honorabilidad y que no pudo ser subprocurador por no ser apto para el cargo, pueda ocupar una magistratura.

Será un duro golpe para Puebla, si se confirma la designación como magistrado de Proal Díaz de Urdanivia.

El sucio operador del fiscal 
La Procuraduría General de Justicia, ahora Fiscalía General del Estado, se ha convertido en una fábrica de delitos para sostener la política autoritaria del gobernador.

Pero además, desde la oficina de Víctor Carrancá se litigan jugosos asuntos litigiosos, a través de su hombre de confianza.

Para nadie es un secreto que José Carlos Proal es el operador personal de Carrancá, quien pese a haber reprobado repetidamente los exámenes de control y confianza ha seguido operando desde la oficina principal de la hoy FGEP.

Diversos abogados penalistas de Puebla han confiado a este columnista casos en donde Proal interviene en las mazmorras de la Fiscalía para obtener y ganar  asuntos a través de su hermano.

Así las cosas, en caso de que el gobernador decida pasarse por el “Arco del Triunfo” los antecedentes de Proal para hacerlo magistrado en Puebla tendremos a un enemigo público operando desde el Tribunal Superior de Justicia y a su cómplice en la oficina principal de la Fiscalía General del Estado.

¿Se atreverá Moreno Valle?

Veremos y diremos.

Para mayor información:http://intoleranciadiario.com/detalleOpinion/5543/contracara/-de-las-mazmorras-del-fiscal-a-magistrado-

Sobre admin

x

Check Also

Ganan chupaductos 53 millones diarios en Puebla

Elvia Cruz /Diario Cambio El impacto económico que ocasionan las bandas poblanas de huachicoleros a ...

Acusan a regidora de Nopalucan por “traficar” con apoyos federales

Silvia Campos/El Sol de Puebla Pobladores de este municipio denunciaron a la regidora de Ganadería, ...