Inicio » En Otros Medios » Prohíben a los diputados informar de lo que pasa en comisiones

Prohíben a los diputados informar de lo que pasa en comisiones

Fermín Alejandro García/Cuitlatlán/La Jornada de Oriente

El tercer relevo en la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso local, a cargo del neopanista Jorge Aguilar Chedraui, ha resultado ser el más oscuro, el más autoritario, ya que se ha acrecentado la opacidad en el Poder Legislativo. Una muestra de ello es que la Directora de Comunicación Social, Vanessa González Salinas, ha prohibido a los diputados informar a los reporteros sobre el trabajo en comisiones y comités.

Dicha disposición de la recién nombrada encargada del área de Comunicación Social tiene el propósito de evitar que se conozca el contenido, el análisis y los cuestionamientos a las iniciativas que el gobernador Rafael Moreno Valle Rosas manda al Congreso local, en su papel de gran legislador, de controlador y manipulador del grueso de los diputados.

O dicho de otra manera, se quiere evitar que se documente como el grupo político morenovallista se encuentra depredando los recursos del erario, los derechos civiles y la legalidad en el estado.

Trascendió que Vanessa González ha dispuesto que todo asunto que sea discutido, analizado y aprobado en comisiones, únicamente se podrá informar por medio de boletines que elaborará el personal de la Dirección de Comunicación Social, y no se permitirá que los diputados brinden entrevistas o entreguen documentos a los reporteros de la fuente, que no sean autorizados desde la presidencia del Congreso local.

Se quiere que el trabajo legislativo se comunique con boletines que únicamente contienen cifras alegres y propósitos fantasiosos, y se oculte el verdadero alcance o implicaciones negativas de las iniciativas de los morenovallistas.

Se dice que la mayoría de los diputados, a regañadientes, han aceptado ese mandato no porque lo consideren correcto, sino por el temor de enfrentar el enojo de Jorge Aguilar Chedraui, quien es el autor de dicha medida de censura.

De Jorge Aguilar se puede entender tal comportamiento, ya que de todos los miembros del grupo político morenovallista es el menos talentoso, el menos afable y el más inestable, ya que siempre está irascible o al borde de un ataque de nervios.

Lo que no se puede entender es que el responsable de un área de comunicación social crea que su papel es prohibir la esencia de los periodistas, que es preguntar, cuestionar, solicitar información a diferentes fuentes, analizar y procesar los datos obtenidos.

El problema de fondo es que Vanessa González no es comunicadora, ya que ha sido una trabajadora administrativa que tiene el único mérito de que ha colaborado al lado de Jorge Aguilar Chedraui, desde que éste fue el titular de la Secretaría de Salud.

Por eso esta mujer no ha hecho ni lo elemental, que es presentarse con los reporteros que cubren las actividades del Congreso del estado.

Pareciera que esta mujer cree que el Congreso es una propiedad privada de Jorge Aguilar y por tanto puede ordenar a diputados y periodistas, lo que se puede o no se puede informar.

Lo grave de esta situación no es la ignorancia y autoritarismo de Vanessa González y de Jorge Aguilar, sino que haya diputados que permitan la censura y manipulación de la información.

Ya que tales prohibiciones anulan por completo la división de poderes, la autonomía que debe tener el Congreso y la dignidad del trabajo legislativo. Es, en resumen, una regresión democrática.

Se trata de un atentado al derecho elemental que tenemos los ciudadanos de conocer el quehacer de los poderes públicos. Es una descomposición que nunca se vio cuando el PRI era la fuerza política hegemónica y no había pluralidad política.

Por lo menos en los sexenios de Manuel Bartlett Díaz, Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres había diputados dentro de la fracción dominante, es decir la priista, que disentían con el gobernador en turno, y eso permitió que muchas veces se frenaran abusos o excesos de las cabezas del Poder Ejecutivo.

Ahora en el universo morenovallista hay la orden de “cortarle la cabeza al que hable”, tal como ocurre en el cuento de Alicia en el País de las Maravillas.

Para mayor información:http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2016/02/12/prohiben-a-los-diputados-informar-de-lo-que-pasa-en-comisiones/

Sobre admin

x

Check Also

Quiñones no aprende, Lobos lo separa por indisciplinado

Juan Pablo Figueroa/Diario Cambio La directiva de Lobos BUAP no perdona dos veces. Julián Quiñones ...

Video: ¡Fuera Rueda¡ gritan al director de Cambio en la Libre de Derecho

Mayra Guarneros /E-consulta La mañana de este lunes estudiantes de la Escuela Libre de Derecho ...