Inicio » Columnistas » Indicador Político » Agenda de la crisis: el fracaso de la oposición

Agenda de la crisis: el fracaso de la oposición

Por Carlos Ramírez

Quinta parte

Alguna vez el analista radical, Luis Javier Garrido, afirmó que en México “todos somos priístas hasta demostrar lo contrario” y algún otro dijo que el priísmo no era una ideología sino una cultura nacional. El arribo al poder en el DF del PRD en 1997 y del PAN en la presidencia en el 2000, no modificó el andamiaje del Estado priísta.

El PRI ha sido una estructura de poder basada en una ideología populista definida por la Revolución Mexicana. El PAN nació en 1939 no para ofrecer una alternativa al PRI sino para corregir lo que el PRI había hecho mal, sobre todo la corrupción; el investigador Diego Velázquez Caballero y Xóchitl Patricia Campos López han analizado el hecho de que los callistas despreciados por el cardenismo contribuyeron a la fundación del PAN.

El PRD nació con el registro del Partido Comunista Mexicano y su ideología socialista marxista, pero fue organizado por la Corriente Democrática del PRI encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo y su meta fue la de reconstruir el PRI cardenista: el Partido de la Revolución Mexicana.

Y Morena, bajo el mando de Andrés Manuel López Obrador, ni siquiera sostiene el concepto de “izquierda” que domina en las corrientes del PRD ni menos aún define una ideología, sino que se ha configurado como un movimiento de masas desclasadas y lumpenproletarizadas bajo el liderazgo de un caudillo y un programa de gobierno asistencialista.

En este sentido, México carece de una propuesta de alternativa real; las corrientes políticas, intelectuales y de grupos que enarbolaron la bandera de la transición a la democracia en realidad nunca entendieron el concepto de transición en la ciencia política: pasar de un sistema autoritario y no democrático a un sistema con reglas democráticas reales; es decir, con una reforma de las estructuras de poder.

El PAN, el PRD y Morena no representan una alternancia partidista, sino un relevo de grupo de poder: la política económica, el modelo de desarrollo, el sistema productivo y las relaciones de poder son las mismas que siguen prevaleciendo en el PRI. Por eso es que buena parte de las alternancias en alcaldías, diputaciones, senadurías, gubernaturas y la presidencia han sido funcionales y no estructurales.

Sin una alternancia de ideología, clase política y propuesta de sistema/régimen/Estado, la salida de la crisis del proyecto priísta de nación será imposible de lograr. El PAN duró doce años en la presidencia de la república pero gobernó igual que el PRI, incluyendo la sumisión al pensamiento histórico del bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución. Y el PRD y Morena sencillamente no ocultan su proyecto de nación calcado del viejo PRI.

La transición fracasó porque el PAN de Fox y Calderón prefirió administrar sus gestiones con la estructura del viejo PRI y porque el PRD y Morena decidieron reconstruir el viejo PRI. El pensamiento crítico que ha sobrevivido en nada asume una liquidación del viejo orden político-económico-social priísta sino que se conforma con exigir atención a la pobreza con las técnicas del asistencialismo. En materia democrática, el PAN, el PRD y Morena sólo quieren usar los métodos priístas de aferrarse al poder.

La alternancia panista del 2000 y el regreso priísta del 2012 prefiguran el fracaso de la oposición y condenan al país en el 2018 a perpetuar el sistema/régimen/Estado priísta. 

 

Sólo para sus ojos:

•Donald Trump sigue liderando las encuestas electorales entre los republicanos. Pero sube rápido Ted Cruz, estadunidense de origen cubano-canadiense.

•Lo que parece no entender Agustín Basave de las alianzas: si el PRD se alía al PAN, López Obrador se lanzará a fondo contra el PRD para desfondarlo por su asociación con la derecha.

•Pero si se hace la alianza PAN-PRD en Veracruz, el PRI podría perder la gubernatura. A pesar de su mala fama, el expriísta y hoy diputado panista Miguel Angel Yunes Linares encabeza las tendencias de votos.

•En Chihuahua avanza la posibilidad de que el empresario, José Luis Barraza, vaya como independiente y le quite votos al PRI.

•Y en Oaxaca y Puebla el PRI ha entrado en una guerra civil interna que impediría la recuperación de las plazas. Las pugnas entre grupos han rebasado al líder priísta Manlio Fabio Beltrones.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

AMLO, opositor sin alternancia; en GDF fue palero de Fox y del PRI

Con el escenario político a su servicio, con medios en busca sólo de ataques y ...

Prensa: no más lágrimas sino romper complicidades del Estado

De nueva cuenta, como viene ocurriendo desde 1984 en que la complicidad narco-policías asesinó al ...