Inicio » Columnistas » El Blog de la Seguridad » ¿La adicción que enriquece?

¿La adicción que enriquece?

Por Guillermo Alberto Hidalgo Montes

Hoy en día, el problema de las máquinas traga monedas o “tragaperras” en México representan un peligro latente para la sociedad, ya que genera pérdidas al sistema tributario (al ingresar las máquinas de forma irregular), son un factor determinante para generar ludopatía (adicción al juego) en los niños y esto, a su vez creará una cadena de violencia y delitos menores, que de no atenderse de forma correcta, propiciará un espiral ascendente de violencia y delitos a mediano y largo plazo.

Imagine usted estimado lector, estudios en España y el Reino Unido demuestran que la adicción que genera este tipo de máquinas tragamonedas es considerada, por los médicos, como la “cocaína-crack” de los juegos de apuestas.

La adicción de menores de edad a las maquinitas tragamonedas implica en la mayoría de los casos deserción escolar, y va acompañada de actos de violencia para obtener dinero (robos o pandillaje). Y para un sector de la población cautiva de esta actividad (créalo o no), las maquinitas tragamonedas les genera una falsa expectativa de obtener recompensas económicas sin hacer mayor esfuerzo.

Como ya comentaba en el primer párrafo, estos dispositivos operan de forma irregular al no tener permiso de la Secretaría de Gobernación (Segob) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y viola la Ley Federal de Juegos y Sorteos en sus artículos: Primero, donde prohíben los juego de azar y las apuestas; en el Cuarto, donde se habla del permiso que tiene que tener por parte de Segob para poder operar centros de apuestas así como; el Noveno donde prohíbe la apertura de centros de apuestas cerca de escuelas y/o centros de trabajo (donde principalmente de encuentran)

Aunque es cierto que la parte impositiva es muy grave, es necesario señalar que sería el “menos” importante de todos, debido a que esta actividad es fuente de corrupción de menores por parte de la Delincuencia Organizada y las máquinas, al entrar de forma irregular al territorio nacional, viajan por la cadena logística del tráfico de drogas, personas, armas y piratería controladas por la misma entidad.

Según datos de Segob, este merado genera aproximadamente ganancias por 600 millones de pesos a nivel nacional y sí, sí leyó bien, 600 millones a la semana, cerca de 35 millones 300 mil dólares (esto de moneda en moneda). La PGR realizó acciones en contra de poco más de 13 mil máquinas tragamonedas a nivel nacional, pero sin duda el problema alcanza cientos de miles de dispositivos.

Lo preocupante con esta situación se encuentra en la especia de ping pon que se encuentran jugando las autoridades a nivel estatal y municipal en todo México, ya que ninguna quiere tomar cartas en el asunto alegando que este es un delito de corte federal, sin embargo, la antes citada Ley de Juegos y Sorteos, en su artículo Doce, enciso IV, contempla una pena de 3 meses a 3 años de prisión para funcionarios y/o empleados de gobierno que autoricen dichos juegos o, que en su defecto, no den vista a las autoridades competentes, en este caso la Procuraduría General de la República (PGR), para realizar las acciones correspondientes, este es un problema que tiene muchas aristas pero quizá lo más sobresaliente es el acto de mutis que hacen los gobiernos estatales y municipales en este problema donde son precisamente estas dos entidades las primeras afectadas.

hidalgomontes@gmail.com

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Lo que nos espera en 2017

Un nuevo ciclo comienza y por lo regular lo tomamos como una señal de esperanza, ...

¿Nos Acercamos a un golpe de Estado?

Hace unos días, el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos, declaró que él ...