Inicio » Columnistas » Axioma » Fin del año en evaluación

Fin del año en evaluación

Por Álvaro Conrado Pérez Aquino

Llegado el fin de cada año, nos hacemos diversas evaluaciones en el contexto de nuestras actividades, en las relaciones humanas y sobre todo en la relación de ciudadano con su gobierno.

En el plano familiar el objetivo es mantener la cohesión, la armonía, y el objetivo de planes de superación, no es fácil, mantener la relación familiar al cien, la influencia de la sociedad sobre nuestros hijos, muchas de las veces causa altibajos, deserciones, separaciones o el rompimiento definitivo de esa cohesión familiar, consecuentemente es objetivo primordial antes que otra cosa que exista armonía familiar.

En el contexto de las relaciones humanas con la sociedad, el individuo emplea muchas de sus energías en mantener una buena armonía, el lugar donde se labora, representa para uno el segundo hogar, cuando muchas de las más de las veces, ahí pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, que limita nuestra estadía en el hogar, y depende de esas relaciones, que un individuo mantenga en sintonía otras relaciones en su desarrollo.

Mantener esa sana convivencia, también implica el que la inmensa mayoría de los tribunales mantengan sus puertas cerradas, las relaciones humanas se fisuran muchas veces por nimiedades, por intranscendencias, pero en la medida de nuestra forma irracional de proceder, lo complicamos, éste debe ser un objetivo, el mantenernos en sana armonía con los demás.

En tratándose de la relación Ciudadano-Gobierno, las cosas se complican enormemente, el sentir general, es que no tenemos el mínimo de los satisfactores con los cuales podemos desarrollarnos socialmente, la seguridad social en hospitales, nos abruma, más del cincuenta por ciento del renglón de salud está en el Seguro Popular, pero no hay médicos suficientes, ni medicinas, usted tiene que pagarlas a precios altísimos. 

La seguridad pública en caminos, carreteras y el seno de las ciudades es precaria, la prensa no publica todo lo que sucede, cotidianamente uno se percata cuanta omisión de la autoridad y cuanto abuso de la misma al proceder contra el ciudadano común y corrientes. Nos hace falta educación la columna vertebral de todo desarrollo social y político armónico, en sintonía con la paz social.Y nada que en esta navidad nos olvidemos de esos entuertos y disfrutemos con la familia.

Felicidades sinceras a todos. Éxito. Es cuánto.

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Un atentado más, ahora en Inglaterra

El terrorismo es una modalidad harto cobarde de proceder, para obtener venganza, una forma agazapada, ...

Tras de corneado, apaleado

Así reza el dicho popular, tras de corneado, apaleado, y sí vea usted cómo nos ...