Inicio » Columnistas » Indicador Político » Secretaría de Cultura: regreso del Echeverría intelectual

Secretaría de Cultura: regreso del Echeverría intelectual

Por Carlos Ramírez

Basado en una de las muchas frases de Diálogo en el infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, en el sexenio de Echeverría se acuñó una con mucho sentido político: para encarar la crítica de los intelectuales que venían de los desplegados del 68, se creó el Estado intelectual.

Y el modelo fue exitoso porque giró en torno a dos figuras de mucho consenso intelectual en el periodo 1971-1974: el escritor Carlos Fuentes y el periodista cultural Fernando Benítez, el primero terminó ese sexenio como embajador echeverrista en París y el segundo cayó en el feudo del líder priísta Carlos Hank González.

El papel de ambos fue detonador: Fuentes declaró que “sería un crimen histórico de los intelectuales dejar aislado a Echeverría” y el segundo afirmó que el dilema era “Echeverría o el fascismo”. La respuesta intelectual fue diversa: el suplemento, La Cultura en México, dirigida por Benítez y Carlos Monsiváis, se quedó como el espacio de crítica progresista al sistema político pero desde dentro, y Octavio Paz y Gabriel Zaid fundaron la revista Plural, de pensamiento intelectual autónomo del poder y con mayor sentido critico al sistema.

Dos hechos definieron los espacios de las relaciones de los intelectuales con el Estado-poder-Presidente de la República: dos afirmaciones de Zaid en esos años de tensión autoritaria rompieron el paraíso oficial: “el único criminal histórico es Luis Echeverría” y el ensayo que irritó al entonces presidente: El 18 brumario de Luis Echeverría; y la segunda fue el deslindamiento intelectual con dos ensayos: el enfoque de Paz en Posdata de que el dilema era democracia o autoritarismo y el libro de Fuentes Tiempo Mexicano que terminaba con una exculpación de Echeverría de la represión a estudiantes el jueves de corpus de 1971.

La nueva secretaría de Cultura, aprobada fast track y promulgada en una reunión con intelectuales, llevará a rango burocrático la intención de los setentas que al final de cuentas no fue personal sino del sistema político: redefinir las relaciones de dependencia y control estatal con el pensamiento intelectual fuera del control en el 68 y ahora.

Así, la nueva dependencia reconstruye tres modelos ya vividos: el “Estado ideológico total y totalizador” de José Revueltas en 1976, tomando a la cultura como una ideología de Estado; el oxímoron “ogro filantrópico” de Octavio Paz en 1978 y la “dictadura perfecta” de Mario Vargas Llosa de 1991 o el control de la disidencia dentro del Estado. En los tres se define un Estado que abre, administra y fomenta la crítica desde dentro como una forma de reforzamiento del control político del sistema/régimen/Estado.

Lo que viene es previsible: el director de Conaculta, Rafael Tovar de Teresa, ya se apuntó como nuevo titular de la SC, pero con un currículum de administrador light de la cultura oficial controlada por pequeños grupos culturales. El Conaculta es el mejor ejemplo de la cultura del Estado: presupuestal, administrativista, pasiva. Pero la cultura es otra cosa: el detonador de la inteligencia crítica.

En preparación del 2018 priísta, la cultura regresa a los establos del poder institucional, con el voto del PAN, el PRD y Morena, y con los nuevos Fuentes, Benítez y Monsiváis.

 

Sólo para sus ojos:

•La política es la política: el director del desprestigiado Teletón acusó al candidato panista a la gubernatura de Colima, José Luis Preciado, de politizar su contribución, pero en una denuncia que politizó el Teletón a favor del candidato del PRI.

•La visita del papa Francisco está llevando agua política a todos los molinos. Pero al final la iglesia, como institución terrenal, tiene una estrategia política que ayuda a distraer a los fieles de los problemas de pederastia y corrupción en el catolicismo.

•La guerra Notiver-Javier Duarte apenas comienza y afectará la sucesión de gobernador en el PRI, porque al final de cuentas el periódico no tiene nada qué perder porque está fuera de los juegos de poder.

•El aumento en tasas de interés en E.U. va a afectar a gobiernos estatales con préstamos en dólares.

(Por fiestas de fin de año, esta columna se toma dos semanas de vacaciones a partir de hoy y regresará el lunes 4 de enero. Feliz año 2016)

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Trump no es conservador; trae contrarrevolución tradicionalista

Como el presupuesto es política pura, el destino del gasto público del gobierno de Donald ...

El bonapartista López Obrador es al fin y al cabo un priísta

Si alguna contradicción domina el comportamiento político de Andrés Manuel López Obrador, es el conflicto ...