Inicio » Columnistas » Indicador Político » PRD: fin histórico de la izquierda

PRD: fin histórico de la izquierda

Por Carlos Ramírez

Si en el espacio institucional no hay otra corriente de izquierda que el PRD, y en él, los últimos comunistas del viejo PCM, entonces la elección de Agustín Basave y Beatriz Mojica como dirigentes de emergencia, impulsados por la crisis criminal de Guerrero-Iguala-Cocula-Ayotzinapa, podría ser el fin histórico de la izquierda mexicana.

Y si Basave y su formación académica como politólogo socialdemócrata pudo haber sido el mensaje de afirmación de una opción ideológica situada a la derecha de la izquierda, en realidad la designación clave en el PRD fue la de la secretaria general: Beatriz Mojica, candidata del PRD derrotada por el PRI en la pasada elección de gobernador, pieza clave del priísta-perredista Ángel Aguirre Rivero en Guerrero y desde luego que intendente de la tribu de Los Chuchos y, por tanto, la verdadera dirigente del partido.

Si el PRD necesitaba enviar un mensaje de fondo sobre su involucramiento estatal y municipal en el secuestro y crimen de los 43 normalistas el 26 de septiembre de 2014, el ascenso de la derrotada Mojica resultó la confirmación de complicidades criminales. En el tema de Guerrero-Iguala-Cocula-Ayotzinapa Basave tendrá las manos atadas y, por tanto, su gestión será de bedel perredista, cuando tiene la capacidad para redefinir ideología, rumbo y proyecto de gobierno del partido.

En este sentido, se han confirmado las previsiones que señalaban que Basave sería un interino de un año y que en el 2016 el PRD elegiría como presidente del partido a… Jesús Ortega Martínez, el verdadero jefe de Los Chuchos, para que opere el 2018 perredista, y no sólo la candidatura presidencial externa, sino, sobre todo, el reparto de candidaturas legislativas.

En esta lógica y a pesar de las advertencias tan contundentes de Basave de que “se terminaron las alianzas con el gobierno”, el silencio federal respecto al PRD en Guerrero-Iguala-Cocula-Ayotzinapa no es más que la expresión de una alianza secreta de Los Chuchos con la estrategia peñista-priísta.

Pero el caso de los normalistas seguirá como una piedra atada al cuello de Los Chuchos, porque más temprano que tarde el comité de investigadores de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tendrá que voltear hacia el PRD que gobernaba Guerrero, Iguala y Cocula, y que fue descubierto aliado a Guerreros Unidos que secuestró y asesinó a los normalistas.

Emilio Álvarez Icaza, secretario ejecutivo de la CIDH y pivote de la estrategia de usar a los normalistas como un ariete contra el sistema político mexicano, tiene cada vez más problemas para ocultar la responsabilidad del PRD en ese hecho criminal.

La designación de Basave como presidente del PRD, pasando por el ridículo de Fernando Belauzarán de inscribirse en una farsa arreglada, no arregló el desaguisado interno en el partido, sino que simplemente reconfirmó el control de Los Chuchos.

La crisis de Guerrero había llevado al PRD a buscar alianzas internas y externas que pasaran por una limpia interna de grupos vinculados con organizaciones criminales. Sin embargo, la figura de Mojica como secretaria general será el recordatorio permanente de que el asesinato de los 43 normalistas seguirá siendo El Tlatelolco del PRD: el asesinato de estudiantes por grupos criminales articulados al PRD.

Con un PRD en crisis de legitimidad, ideología y representación, la izquierda pierde su único referente, porque la izquierda no debería estar representada por corresponsables de la Noche de Iguala y por una tribu que ha traficado con posiciones de poder; no puede, pero así será.

Sólo para sus ojos:

•Las cosas se le complican al PRI en algunas gubernaturas del 2016. La foto de Manlio Fabio Beltrones con el exgobernador Mario Marín Torres fue multiplicada en Puebla, para hacerle perder puntos al PRI.

•En Oaxaca, el PRI podría caer en una trampa del PAN priízado para impedir que algún priísta sea el candidato a gobernador.

Sin pena ni gloria, en efecto, la visita del comandante cubano Raúl Castro a México; no le sirvió al PRI ni al PRD. Sólo confirmó que el comunismo cubano es una momia que no asusta a nadie.

•Preocupación en sectores priístas, porque el PAN en el Senado quiere casi que el papa Francisco oficie una misa en la sala de plenos. Los priístas son persignados, pero en privado.

•Otra obviedad: el nuevo rector de la UNAM será… José Narro Robles y no el médico Enrique Graue Wiechers. En la UNAM hay intendente.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Trump no es conservador; trae contrarrevolución tradicionalista

Como el presupuesto es política pura, el destino del gasto público del gobierno de Donald ...

El bonapartista López Obrador es al fin y al cabo un priísta

Si alguna contradicción domina el comportamiento político de Andrés Manuel López Obrador, es el conflicto ...