Inicio » Columnistas » Indicador Político » Osorio Chong: replantear política para romper el cerco o sólo resistir

Osorio Chong: replantear política para romper el cerco o sólo resistir

Por Carlos Ramírez

Al final de cuentas, la Secretaría de Gobernación es el eje de la gobernación, la gobernabilidad y el gobierno. Por eso el dilema de Miguel Ángel Osorio Chong radica en resistir la movilización ordenada/desordenada de la sociedad o plantear el salto estratégico de replantear la política interna de la república.

La comparecencia de Osorio Chong hoy en el Senado será otra oportunidad para debatir de política o para darle chance a la oposición de despresurizar sus resentimientos.

Por decisión de la actual administración, la política y la seguridad se centralizaron en el área del Ministerio del Interior. La herencia de una estructura criminal que atropelló al Estado, la alternancia que no reorganizó las relaciones políticas internas y la desarticulación del Estado por economía, derechos humanos y avances democráticos, dejaron una estructura gubernamental desensamblada.

A medio sexenio peñista, el proyecto de gobierno ya no es funcional a la dinámica social. Mantener el mismo camino tratando de administrar la crisis sólo permitirá que la acumulación de problemas y contradicciones sean más explosivas. La alternancia del 2000 hacia el PAN y el regreso del PRI en el 2012 plantearon el desafío de la instauración de un nuevo sistema/régimen/Estado y el Pacto por México pudo haber sido el detonador de esa nueva estructura de gobierno. Pero PRI y oposición tampoco entendieron las exigencias de la transición.

En la página oficial de la Presidencia de la República se establecen los objetivos de Gobernación: la política interna integral: coordinar las relaciones con otros poderes y con los demás niveles de gobierno “para fomentar la convivencia armónica, la paz social, el desarrollo y el bienestar de los mexicanos en un Estado de Derecho”. Es decir, el proyecto nacional.

La crisis de la primera mitad del sexenio fue provocada por la agudización de contradicciones no atendidas. En el último año el gobierno federal se ha dedicado a administrar esa crisis. Así podría irse a lo largo de la segunda mitad y aprovechar la fragmentación de la oposición para que el PRI pueda mantener la presidencia, pero con el riesgo de una mayor acumulación de conflictos. La salida del cerco de la crisis se localiza en el replanteamiento del proyecto de gobierno ajustándose a la nueva realidad de la observancia crítica de la sociedad.

La agenda de la segunda mitad del sexenio tiene nuevos desafíos con acumulación de contradicciones y conflictos anteriores. La economía, el bienestar social, la seguridad, el sistema político y el Estado pasan por Bucareli. El país se ha trabado en la exigencia creciente de cambios por parte de la sociedad y la lenta modernización institucional y de prácticas del poder; es lo que Huntington llama una crisis de ingobernabilidad.

A favor del gobierno se localiza el hecho de que la oposición tampoco ha entendido la dinámica de la transición electoral hacia un nuevo régimen político y se agota en el modelo lopezobradorista del fundamentalismo mesiánico. En 1977 López Portillo y Reyes Heroles entendieron el fin del viejo sistema político y reformaron la política y el sistema de partidos; hoy el país vive una circunstancia similar de agotamiento del sistema/régimen/Estado, pero no hay iniciativas.

En el Senado, Osorio Chong enfrentará al cerco opositor, pero también la oportunidad del replanteamiento de la acción del gobierno y del Estado. La clave para la segunda mitad del sexenio estará en resistir o retomar la iniciativa de poder.

 

Sólo para sus ojos:

•La parte más importante de la comparecencia de Miguel Ángel Osorio Chong en el Senado estará en su condición de presidenciable en un proceso abierto de sucesión presidencial.

Los derechos humanos podrán reventar la resistencia del sistema político priísta, pero parece que en la dirección política del gobierno aún no lo entienden así.

•Preocupación en la política exterior por la llegada a Canadá de un primer ministro liberal. Pero faltó previsión.

•Y otro foco de alarma: según una encuesta de The Washington Post y ABC News, el empresario Donald Trump ganaría las elecciones primarias en el Partido Republicano con 32%, contra 22 del segundo lugar. Y su agenda es contra migrantes.

•Guerra abierta en Veracruz entre el gobernador Javier Duarte y el diputado panistas Miguel Ángel Yunes. La sucesión local es un problema serio para el líder priísta Manlio Fabio Beltrones.

http://indicadorpolitico.mx
carlosramirezh@hotmail.com
@carlosramirezh

 

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

AMLO, opositor sin alternancia; en GDF fue palero de Fox y del PRI

Con el escenario político a su servicio, con medios en busca sólo de ataques y ...

Prensa: no más lágrimas sino romper complicidades del Estado

De nueva cuenta, como viene ocurriendo desde 1984 en que la complicidad narco-policías asesinó al ...