Inicio » Columnistas » El Blog de la Seguridad » ¿Por qué matamos?

¿Por qué matamos?

Por Guillermo Alberto Hidalgo Montes

Es de llamar la atención la ola de violencia que ha golpeado a Baja California generando ya, en lo que lleva del año, más de 500 muertos, no sólo con homicidios (que ya son de por sí alarmantes) sino también de suicidios.

Para poder entender por qué un individuo es capaz de privar de la vida a otro o qué lleva a una persona a quitarse la vida es preciso realizar algunas definiciones que permitirán contextualizar la hoy tan dolorosa realidad Baja Californiana, que no sólo ocurre en esta entidad mexicana, sino que se convierte en una epidemia a nivel Latinoamérica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define violencia como: “El uso deliberado de la fuerza física o el poder, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad, que cause o tenga muchas posibilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo, privación ilegal de la libertad, etc”. Esta violencia puede ser física y/o psicológica, y de forma:

a) Autodirigida: en este rubro podemos enmarcar actividades que van desde el cutting hasta el suicidio.

b) Interpersonal: aquí podemos enmarcar delitos como lesiones hasta homicidios.

c) Colectiva: la violencia que se ejerce contra grupos vulnerables.

Por otra parte, existen factores de riesgo que conducen a la violencia, éstos se crean dentro de los cuatro niveles del entorno: 1) Social, 2) Individual, 3) Relacional, 4) Comunitario y 5) Social.

Por ejemplo, la compleja dinámica fronteriza que se crea debido al caudal de ideologías que en nuestro estado convergen y chocan, como el liberalismo del norte con el conservadurismo del sur generando peligrosas mezclas en relaciones de pareja, basta ver más allá de las frías cifras de los homicidios de corte pasional y estudiar cada caso para poder darnos cuenta de este factor.

El caso de la delincuencia organizada es cosa aparte, ya que es un modus vivendi, es parte del negocio, sin embargo, los ejecutores de dichos delitos comparten características en común con los homicidas no relacionados con la delincuencia organizada: personas mayormente violentadas de alguna forma sistemática por su familia y su entorno social generando individuos carentes de moral y límites, que, en momento de estrés extremo, explotan de modo hiperviolento cometiendo atroces crímenes.

Hablar del porqué comete un individuo actos violentos se vuelve multifactorial, hay estadísticas que muestran que las estadísticas aumentan en temporada de calor, a la vez que en la época de invierno aumentan los suicidios, hay autores que premian a los factores externos como los esenciales, para que un individuo cometa un delito tan atroz, como puede ser la migración, la falta de oportunidades, el ambiente, etc. Sin embargo también hay autores que culpan a la familia y a los padres, esto sin dejar fuera a los que lo atribuyen a problemas de orden biológico como tumores o deficiencias que generan las conductas violentas.

Es importante que se entienda que lo que hoy ocurre en Baja California es resultado, no sólo de las autoridades, si no de la sociedad en general, del una y mil veces mencionado tejido social, y basta solo ver lo que en nuestro entorno ocurre con los llamados niños sicarios.

Recuerdo un curso de negociación de secuestros con la Policía Nacional de Colombia, allá por 2001 o 2002, cuando nos mostraban videos de esos niños que eran reclutados por la delincuencia organizada para llevar a cabo las ejecuciones contra rivakles, políticos, policías…los participantes lo veíamos tan lejano en nuestro México,la verdad es que el destino nos ha alcanzado y hemos hecho nuestro trabajo a medias Estado y Sociedad, nos hemos vuelto violentos de facto, basta ver canales de televisión abierta que pueden constatar este dicho. ¿Cuál es resultado? Que niños desde los 11 años ya son utilizados para matar, y en ese proceso les es robado sus sueños, su infancia. Entre las causas fundamentales del incremento de la violencia que más se mencionan en los estudios sobre la materia se tiene:

a) La aceleración urbana

b) Persistencia de la pobreza y desigualdad social

c) Violencia política

d) Naturaleza más organizada de la delincuencia

e) Recrudecimiento del uso y tráfico ilegal de drogas

No importa con qué teoría se sienta identificado mi estimado lector, puede ser con la de los factores exógenos, con la de los factores endógenos o con la de los factores biológicos, el hecho es que si no realizamos un trabajo en conjunto serio y sanamos el ya tan dañado tejido social, se ve muy difícil que podamos revertir las estadísticas en este tan lamentable tema.

hidalgomontes@gmail.com

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Lo que los sismos en México nos dejan como enseñanza

Los últimos días no han sido nada fáciles para México, un país que actualmente se ...

En el sexenio que termina la seguridad no puede esperar

A punto de entrar a la recta final de su sexenio, el presidente de México ...