Pecado original

Por Eduardo García Anguiano

Hacer justicia partiendo de un ilícito descalifica de origen. 

El Informe Ayotzinapa del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) señala en su página 19: “Las actividades de boteo y toma de autobuses han sido práctica tradicional de los estudiantes de diferentes escuelas normales…” y sigue argumentando como si lo sucedido fuera “normal”.

Cuando un grupo de personas incendió una estación del Metrobus en el DF, se levantó una averiguación previa. ¿Hay actos vandálicos buenos y otros malos?, en la lógica del GIEI, por lo que se ve, sí. El no haber detenido a los normalistas no quiere decir que su conducta no lo haya merecido, veamos:

•Apropiarse de camiones de línea trastoca el servicio público para el que tienen permiso.
•Los propietarios de los autobuses dejan de percibir ingresos por el despojo de sus pertenencias.
•Los operadores de los transportes son privados de la libertad y existen sanciones por este ilícito, tanto a perpetradores materiales en asociación delictuosa, como a los posibles autores intelectuales.

La policía de Iguala debió detenerlos y ponerlos a disposición del ministerio público local, sin embargo, los convirtió en prófugos a merced del crimen organizado.

En el Informe no se recomienda investigar el modus operandi de la toma de camiones y por qué los llevaron a Iguala, el director de la Normal podría decir algo si declarara; no hay recomendación por obstrucción de la justicia ante la omisión de la policía y del ministerio público local ante la toma de autobuses; no se recomendó nada sobre los operadores de camiones privados de su libertad y en favor de sus familias como víctimas indirectas; no hay recomendaciones para perseguir a grupos criminales en Ayotzinapa e Iguala y tampoco las hay para sanear las estructuras políticas y policiales del PRD en Guerrero que encubrieron al narcotráfico.

Sobre otras violaciones a derechos humanos y delitos, pocos recuerdan la muerte por quemaduras de Gonzalo Miguel Rivas, producto del incendio provocado por normalistas de Ayotzinapa en la gasolinera donde trabajaba, eso sería también muy “normal” para el GIEI, o tal vez esconden el antecedente.http://www.excelsior.com.mx/2012/01/01/nacional/798466 

En palabras de Paul Auster, novelista y poeta estadounidense: “Si la justicia existe, tiene que ser para todos; nadie puede quedar excluido, de lo contrario ya no sería justicia”.

@EGAnguiano

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Cárteles mexicanos peligrosos

A los Estados Unidos de América le preocupan seis cárteles mexicanos.A los Estados Unidos de ...

Otro #FiscalCarnal

Justicia y política no caminan paralelas, generalmente la segunda prevalece sobre la primera. Dos compadres ...