Atlixco

Por Rocío García Olmedo

La semana anterior fue una semana de tres grandes acontecimientos para el municipio Atlixco, nombre que significa “Agua en el Valle o en la superficie del suelo.” 

I.

Este hermoso municipio del estado de Puebla, conocido como “Atlixco de las Flores” y que cuenta con “el mejor clima del mundo”; que en la época prehispánica se le conocía como Quauhquechollán “Águila que huye”, y a la llegada de los españoles como Acapetlahuacan “Lugar de esteras de caña”. Se gestiona su fundación como Villa de Carrión un 22 de septiembre de 1579, Pedro del Castillo Maldonada y Cristóbal Ruiz Cabrera, primeros Alcaldes Ordinarios nombrados, fueron los designados para fundarla, una vez que el Rey Felipe II la aprobó, como consta en la primera Acta de Cabildo de esa fecha.

Desde los inicios de la colonización hispana, fue un lugar privilegiado y codiciado.  Las condiciones de fertilidad, abundancia de agua y mano de obra, propiciaron una gran riqueza agrícola basada en el cultivo del trigo, que la llevó a ser considerada como “el primer granero de la Nueva España”.  

Su importancia económica ha sido plasmada en diversos testimonios de aquella época recogidos en el libro “Antigua Villa de Carrión”, de la autoría de Marco Díaz (Díaz, INAH-SEP, 1987). Elevada a la categoría de Ciudad, ya con el nombre de Atlixco por decreto del Presidente General Nicolás Bravo (1843).

Atlixco es un municipio de gran importancia para el estado de Puebla. Su contribución en la construcción de Puebla y de México está docmentada: participó en contra de los españoles que intentaban reconquistar a México (1825). En  la causa de la Independencia de México, que  le otorgó el título de “Noble y Leal Ciudad de Atlixco” (1843). Durante el ataque del ejército norteamericano, cuando el batallón “Libres de Atlixco comandado por el Genera Joaquín Real, lo enfrentó aún a sabiendas de que era un ataque desigual en contra de una población indefensa que demostró un gran valor (1848); hechos que le dieron la distinción de “Heroica Ciudad de Atlixco” (Congreso de Puebla, 1998)

Nuevamente, un 4 de mayo de 1862, triunfa en la batalla contra los franceses.  Hecho decisivo en la epopeya del 5 de Mayo, que hoy es parte de la historia nacional. El propio Benito Juárez creó una medalla reconociendo esta aportación de los atliscenses que señalaba: “Derrotando a los traidores el 4 de mayo, contribuyó eficazmente al triunfo alcanzado en Puebla e contra del Ejército Francés el 5 de mayo de 1862” y su gobierno consideró que sin el triunfo del 4 de mayo en Atlixco, no hubiera sido posible la victoria del 5 de mayo en Puebla. Acto por el cual, nuevamente, en las conmemoraciones del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución fue declarada “Dos Veces Heroica Ciudad de Atlixco” (Congreso de Puebla, 2010).

La llegada de la industria textil, en Atlixco, implicó para la región un cambio favorecedor en el estilo de vida. La época del desarrollo textil en el valle de Atlixco coincide con el movimiento revolucionario. La influencia del movimiento de Emiliano Zapata en pro de la tierra, sumó a un gran número de trabajadores inconformes y líderes de esta lucha revolucionaria de la región como Fortino Ayaquica y Domingo y Cirilo Arenas, que trataron de hacer insurrección en las fábricas textiles, hechos violentos entre 1911 y 1917 en la fábrica textil de Metepec (Tecuanhuey Alicia, 2009)

El historiador Jeffrey Bortz, sostiene que los trabajadores de la industria textil del corredor fabril México, Tlaxcala y Atlixco, Puebla, aportaron las principales reivindicaciones laborales que quedaron plasmadas en la Constitución de 1917.

II.

El último domingo de septiembre Atlixco se convierte en una gran fiesta. En la explanada del cerro de San Miguel conocida como Netotiloyan (cerro de la danza) se lleva a cabo el Huey Atlixcáyotl (Fiesta grande de Atlixco) en torno a la fiesta de San Miguel Arcángel, que en este año 2015 celebra su 50 Aniversario.

El Huey Atlixcáyotl es la segunda fiesta étnica más importante del país y la número 26 de Latinoamérica, en 1965 se llevó a cabo por primera vez en la “Escalera Ancha”. Lograda por el etnólogo Raymond HarvyStage Noel, mejor conocido como “Cayuqui”, y apoyado por un grupo de hombres y mujeres que formaron una “Comisión para la Preservación de Nuestras más bellas Tradiciones”, que años más tarde se transformó en la Asociación Civil Atlixcáyotl, convocó a ciudadanos para su organización y solicitó la colaboración del pueblo de Atlixco.

Participaron en esta primera comisión: Mariano Rosales Tapia, Profr. José Alatriste León, Gloria Vargas Aguilar, Perfecta Ramírez Malpica, Enrique Cabrera Saavedra, Georgina Martínez Cabrera, Ing. Gabriel Rosas Piñeyro, Josefina Larrañaga Medina, Julian Torres Pineda, Profr. Juan Espinoza entre otros.

Por más de veinte años, esta gran fiesta fue dirigida entre Guillermina Peña (qepd)  y su sobrina María Elena Pacheco Peña. Hoy existe un Patronato del Festival del Huey Atlixcátotl, conformado por dependencias del Gobierno del estado de Puebla y el H. Ayuntamiento de Atlixco que coordinan su organización (Reyes Abacum, 2015).

Esta fiesta congrega a delegaciones de danzantes de las once regiones etnogeográficas, presentan danzas como los negritos, las pastoras, tecuanis, santiagos, migueles, quetzales, voladores entre otras, y cada año hay un Estado de la Repúbolica invitado. En este año fue Morelos. La noche anterior se elige a la Xochicíhuatl (Mujer Flor) y a sus Xochipilme (Florecitas), resulta ganadora la mujer que porte el atuendo más auténtico y explique mejor las costumbres de sus pueblos en su lengua materna. Cada delegación envía a una representante.

El pintor Carlos Huerta Cerezo fue el que dibujó el primer cartel donde se promocionaba esta fiesta.

50 Aniversario del Huey Atlixcáyotl,  gran fiesta declarada como Patrimonio Cultural del Estado de Puebla (1996).

III.

El pasado 25 de septiembre, el Gobierno Federal a través del Secretario de Turismo Enrique de la Madrid, hizo entrega de la Declaratoria de “Pueblo Mágico” a la ciudad de Atlixco. Esta denominación es producto de una serie de trabajos previos de autoridades municipales, estatales y federales, así como empresarios y atliscenses en general que se requieren para aplicar a este Programa Nacional que es parte de la Política Nacional Turística y que hayan cumplido con ciertos requisitos: conservan atributos simbólicos y una bella arquitectura. Son protagonistas de hechos trascendentales y leyendas. Pueblos muy antiguos por historia y cultura. Una cotidianidad intacta. Y que sus habitantes mantienen sus costumbres y tradiciones.

Si bien esta denominación, impulsada desde hace tres años, permitirá estimular y fomentar inversión pública y privada para generar derrama económica y empleos, y potenciar el desarrollo económico y social en beneficio de las y los atliscenses, que cuenta con recursos económicos extraordinarios que se le asignarán al municipio; representa también una enorme responsabilidad para las autoridades municipales actuales ya que serán las  responsables de mantener este nombramiento y obtener su renovación cada año, y ello se logra cumpliendo con los criterios y las certificaciones con el fin de medir su progreso y la correcta aplicación que establece este Programa.

Sin duda tres eventos fundamentales y fundacionales que proyectan a Atlixco a nueva etapa de desarrollo sostenible en beneficio de la sociedad atliscense.

rociog@prodigy.net.mx
@rgolmedo
Facebook: Palabra de Mujer Atlixco
rociogarciaolmedo.blogspot.com 

 

*Las opiniones expresadas en esta sección son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan necesariamente la línea editorial del portal de noticias Ángulo 7. 

Sobre admin

x

Check Also

Herramientas

Arranca el proceso electoral en el estado de Puebla y por primera vez seremos testigos ...

Comprométanse

Hace unos días el periódico NG Noticias publicó una nota firmada por Erick Almanza Ferrer, ...